Marlene (Una Balada)

La paloma regocijó su albura en la fuente
Entre desatadas guedejas de desgarros cristalinos,
Cuyo rocío a nuestros párpados abrevó
Y con un gesto inocente
Mi núbil boca a tu beso evadió,
En tanto apuntó tu índice hacia enhiestos alpinos.
El sol tus insolaba tus miradas desoladas de recelo,
Hendiendo de fulgores tus ojos, y yo contemplé
Tu leve estatura y sonrojes distraída. Temblé
Cuando la luna palideció al caluroso cielo...:

-"Por qué la luna sin temor alguno se ha erigido
En el cielo, si la jornada del astro rey aún no acaba?
Los niños, todo en el pueblo del presagio han huido,
Ignoran que en nuestras risas él aún no se ocultaba."
Con tímidos pasos ella ante mí se arrodilló.

"-¡Levántate! -le dije-; -"¿qué le sucede a tu comportamiento? :
Alegre debes de estar de presenciar el reconciliamiento
De los hermanos incestuosos(1) y que su hado terrible no nos pilló".
Ayer a mi padre le confesé la febril
Esperanza con que todas las mañanas yo despierto,
También conoce la tristeza de tu árido pasado, cual un desierto,
Tu timidez en impredecibles llantos y tu actitud servil.
Él aceptó mi amor, mas me advirtió no desobedecerle,
Sin embargo en mi púber rebeldía, no pude corresponderle.
Hice caso omiso, en mi afán de vivir no he cumplido,
Ya que hoy el andar risueña se me tenía prohibido.

"-Pero Marlene, un año más de tu vida junto a la mía
Era menester celebrar, prometimos que nos debía
El destino unir hoy en un beso, en un duradero momento,
Hasta que el alba envidiosa nos despertara con su aliento".

"-¡Entonces ven, sostén mi corazón y bailemos,
Al ritmo que el vergel con el viento entona! ,
Hasta ver como la tierra se desmorona;
¡De angustia e inquina por que descansemos!

Hay que jugar ahora a escondernos,
Que estamos bajo el cobijo de la Flora bondadosa,
Mas en silencio fugitiva, alquería es de sombras medrosa,
Que entre sus matorrales, lóbrega espesura puede absorbernos,
Y en las rosas de ninfas halagüeñas, de placeres, jocundo,
¡Áureas pieles aromáticas enloquecen a un fauno errabundo".

-Yo le respondí -"ya el alejamiento está próximo (2) ,
Que en guirnaldas están ungidos los enastados (3) días,
Por canéforas que liban el himeneo (4) de nuestros días,
Que contigo deseo compartir hasta que el ocaso sea próximo".

"-Sí, en vísperas de mayo, junto al alba florecen,
Campánulas, y una flor que abriendo sus cálices despiden
Esfinges ebrias de perfumes insignes, para que no olviden,
Que en gozo la memoria del cuerpo fallece y en el instante prevalece.
Y la del espíritu en pena se enternece y por la eternidad prevalece.

Amigo, yo confío en ti, pero todo tiene un precio
Y si realmente me amas, debes mostrarme
El capullo no marchito, y así pura y tierna entregarme
A ti hasta la muerte: ¡pero anda el que el clima es recio!



Inició el juego y yo a contar rápidamente;
"Uno, dos...", y un escalofrío se apoderó
De mi cuerpo, "cinco seis…", acabé precipitadamente
Y la madreselva mis pisadas no toleró.
Caí rodando por una elevada cumbre.
El golpe por poco dejaba a mis ánimos y huesos rotos.
Me levanté enseguida, y divisé que a unos pasos cortos,
Bajo una cueva oscura, solemne ardía una lumbre.
Decidí penetrar en las fauces húmedas
De aquél gran apetito de piedra;
Fétido, frío y brumoso…, altivas hiedras
Sentenciaban sus serpenteantes veredas.

De la rudeza en que se labraban las ruinas,
Decidí desviarme hacia una deslavazada pendiente,
Mas lívida encontré a su silueta durmiente,
Suspendida de la luz en la calidez de cortinas finas,
Las cuales con presteza descorrí, …y con la mirada afilada,
De agreste pelaje carmesí, lúbrico de vid y otoño
Un fauno de trenzados cuernos, sostenía el pequeño moño
De mi linda amiga que tenía horrorizada la mirada.



Éste para evitar que sus fines pudieran frustrar,
Alzó a Marlene desprovisto de toda delicadeza,
Y como el arroyo su corriente ahoga con sutileza
En su ávida fluidez, el fauno huyó sin esperar
A que lid funesta pudiese lanzarle,
No obstante llegué hasta él y pude atizarle
Los talones adustos. Fatalmente, no bastó.
Incólume una honda grieta trazó en su seno
Cuya sangre intacta, sonrojó de pudor al heno…
Roció a la noche de transparencias su virgen aliento,
Que fugaz como ella refrescó las tensiones del viento,
Que en su inocente recuerdo a la planta reverdeció.

Sagaz la bestia se internó en el olvido de la ciénaga.
Mientras Marlene se esparcía entre suspiros lánguidos…,
Grácilmente el resplandor de una amable luciérnaga,
Deslumbro en mi alma la resignación de sus ojos pálidos.



Por último se levantó, dióme el pasador de su cabello,
Que aunado a la luz de la luna, bañó su mirada en plata;
Diáfana, trémula, su mirada se espesó cual si fuera nata,
Y entré lágrimas, el alba despojó a sus ojos el postrer destello.

La inseguridad me volvió a dominar; grité
Silenciando el provenir de mi vida,
Su cuerpo sostenía, tierno cual fruto que de su árbol la vida
Arranca por su dulzura: ¡Y un reproche al Todopoderoso alcé!

Entre el temor, la tristeza y el odio comprender
No lograba; de mi vida la infausta suerte
Que la rige me hizo desear la muerte
Al instante: "Pero nada nuestro es y todo se puede perder".

Ella nunca podría haberme pertenecido
En el tálamo, lo mismo hubiese acaecido,
Pero las estrellas fraguaron entre ambos un amor
Tan límpido y fuerte que la realidad obligóse a verlo consumido.

Desahuciado de dolor, decidí ofrecer al río
Su frágil cuerpo, para que con brío
Las inmaculadas aguas pudiesen su rostro reflejarme
Cada vez que a sanar mí sed decidiera acercarme.
***
Con el abrir de párpados somnoliento
Del crepúsculo, la espiritualidad de una caricia,
Ligera y tibia, llegó a librarme de toda malicia
Sobre la resolución suicida que bramaba mi pensamiento.

De mi alma desde lo más profundo
Un suspiro me arrebató: "-Tu ángel de la guarda
Seré, no me olvides que estaré para del mundo
Custodiarte: ¡Haz que tu corazón de ilusiones arda! ".

Su padre y su madre corrieron a abrazarme,
Pues aunque débil, lleno de llanto de sonreía,
Porque hasta llegada aquella que a todos nos cierra los ojos
En plácida paz, ella, mi Marlene, estaría para cuidarme.

Notas

1. Según la mitología Inuit, una doncella era visitada cada noche por un hombre de identidad desconocida. Para atraparlo, tendió como trampa el cubrirse de aceite el cuello. Al día siguiente, vio que su hermano tenía los labios negros. Furiosa agarró una antorcha y se lanzó a su persecución, ella transformándose en el sol, y él en la luna. Desde ese día se persiguen por la eternidad, hasta que sucede un eclipse.

2. Ignora que ha decretado un presagio y que es correcto lo que dice. Para mala fortuna, es todo lo opuesto a lo que él piensa que sucederá.

3. La entrada del signo zodiacal de Tauro, aunque su día exacto de inicio es el 21 de abril. Según el mito griego, Tauro representa el rapto de Europa por Zeus transformado en un toro albo, quién en señal de mansedumbre, agachó su cuello para que Europa le coronara con guirnaldas y se subiera en él para llevarla a través de la espuma de las olas.

4. Tauro es el primer signo de naturaleza femenina y masculina, ya que al ser regido por Venus, crea vínculos amorosos.

by Luis Vargas Tapia

Comments (0)

There is no comment submitted by members.